World Boxing Association

Juan Manuel Márquez dejó a Latinoamérica en lo más alto

By WBA 31/12/2012

Foto cortesía de Zanfer.

El boxeo profesional en América Latina logró un ruido en 2012 que en los últimos años había desaparecido. Tanto, que esta región fue la que terminó dominando al pugilismo mundial en el año que está a punto de culminar.

En el último lustro, prácticamente, la escena fue guardada para el filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Floyd Mayweather Jr., pero el mexicano Juan Manuel Márquez y el argentino Sergio “Maravilla” Martínez enmudecieron al universo con sus resonantes triunfos.

Márquez se encargó de acabar con el propio Pacquiao, en una historia que empezó en 2004. Luego de tres peleas, logró con trepidante nocaut en seis rounds (welter) doblegar al que era considerado el mejor boxeador del universo hasta este año.

El mentado éxito tuvo bases más fuertes por tratarse de un peleador que va rumbo a los 40 años de edad, y que sólo la convicción, la responsabilidad, la perseverancia y la dedicación pura a los entrenamientos concluyó un sueño que había sido esquivo por ocho años y con un trío de resultados llenos de polémicas, los cuales ninguno los dejó con la conquista frente a “Pacman”. Sin embargo, culmina como el “Boxeador de la década” de la Organización  Mundial de Boxeo (OMB), gracias a lo conseguido el pasado 8 de diciembre en Las Vegas.

Si la victoria de Márquez tuvo un efecto de propagación, lo hecho por el argentino Sergio “Maravilla” Martínez frente al también mexicano Julio César Chávez Jr., al derrotarlo categóricamente en doce rounds. Fue una de los éxitos más difundidos y con una sintonía televisiva apabullante  en 2012. A Martínez le llegó su pelea y su bolsa grande (cobró cerca de 1,5 millones de dólares), casi en el tramo final de su carrera, pues cuenta con 37 años de edad.

El campeón mundial mediano del Consejo Mundial de Boxeo ganó una lucha que perduró por  más de dos años cuando, ya que fue despojado sin explicación alguna de la actual corona para que Chávez Jr., recibiera el chance titular por parte del CMB, en ese momento.  De igual forma, dos púgiles con una proyección interesante son el mexicano Abner Mares (campeón mundial supergallo del CMB) y el estadounidense Brandon “Bam Bam” Ríos (de ascendencia mexicana), que va camino a una disputa titular en superligero.

Los latinos de la AMB

La Asociación Mundial de Boxeo presenta a un boxeador que posiblemente no proyecto tanto a nivel mundial, pero ha sido reconocido con la contundencia de sus laureles. El nicaragüense Román “Chocolatito” González fue declarado el mes pasado como supercampeón, gracias a cuatro defensas airosas como campeón mundial minimosca y que domina la categoría desde marzo de 2011.

Luego de González, el cubano Guillermo Rigondeaux en supergallo, el panameño Anselmo “Chemito” en gallo y el caribeño Nicholas Walters en pluma; además del argentino Juan Carlos Reveco, finalizan como monarcas regulares del ente. A pesar de que “Chemito” Moreno perdió por decisión unánime contra el mexicano Abner Mares en supergallo en disputa titular del CMB, se mantiene como supercampeón gallo de la AMB.

Por otra parte, mérito por Walters en lograr el cinturón con inobjetable triunfo frente al colombiano Daulis Prescott en diciembre en pluma.

Hay un segmento que la AMB se ha tomado con tarea propia. Son los campeonatos mundiales interinos, que poseen una alta legión de latinoamericanos. El fin principal, a pesar de sectores a favor y en contra con los interinos, son las mejoras económicas en el pago de las bolsas de estos gladiadores.

Excepto los puestos vacantes del ranking en el número uno y peleas mandatorias, el resto de las 17 divisiones registran a un interino, que al mismo tiempo, es el retador obligatorio de los regulares. En 2012, la lista fue destacada con el argentino Diego Chaves (welter), el cubano Richard Abril (ligero), el venezolano Liborio Solís en supermosca, el peruano Alberto “Chiquito” Rossel y el mexicano Jesús Silvestre.

Hubo dos boxeadores  de alta trascendencia que no se deben dejar de mencionar y que pertenecen al continente americano, ambos de Estados Unidos. Danny “Swift” García que propinó dos anestesiantes nocauts en fila al inglés Amir Khan y mandó al retiro al mexicano Erik “Terrible” Morales. Cierra como el supercampeón superligero de la AMB y unificado con el CMB. La segunda fue la victoria amplia de Floyd Mayweather Jr., sobre el puertorriqueño Miguel Cotto.

Finalmente, el boxeo femenino sumó su cuota en 2012. Una rama dominada con firmeza en este lapso por pugilistas provenientes de México, en la AMB figuraron la peruana Kina Malpartida, quien se mantiene como campeona mundial regular en superpluma,  la uruguaya Cecilia la “Reina” Comunales continúa en ligero, y en la misma línea va la argentina Yessica Marcos supergallo, la mexicana Janeth Pérez en gallo, y la argentina Yesica Bopp en minimosca.

Un quinteto de de interinas compuestas por las venezolanas Ogleidis la “Niña” Suárez (pluma),  Alys “China” Sánchez (supergallo), las argentinas Daniela la “Bonita” Bermúdez, Sabrina Pérez, y la mexicana Arely Muciño (mosca) cubren el organismo.

De esta forma el 2012 concluye y deja la posibilidad abierta para una quinta versión entre Márquez y Pacquiao, y con un pleito en puertas Mayweather y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez.