World Boxing Association

Caballero destronó a Barros en Argentina

By Julio Thyme 16/10/2011

El panameño Celestino “Pelenchín” Caballero se impuso sobre el argentino Jonathan “Yoni” Barros, por puntos, en fallo unánime, tras doce asaltos, y le arrebató su título mundial pluma de
la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), en un esperado combate revancha ordenado por
la AMB, que fue el estelar de la velada desarrollada en la noche del viernes, en el mítico estadio Luna Park de Buenos Aires, Argentina.

Si bien Barros dejó todo, jamás encontró la distancia ni logró filtrar golpes plenos, y terminó por sucumbir sin lugar a dudas ante un Caballero que por momentos le dio una lección de boxeo. Desde la larga distancia, “Pelenchín” castigó al mendocino con profundos y contundentes derechas cruzadas al mentón, frenando todo intento de arresto. Y en más de una ocasión lo tuvo conmovido y al borde del nocaut, como sucedió en el undécimo, cuando lo tuvo quebrado boxísitica y anímicamente contra las cuerdas. Por eso, a pesar de su falta de continuidad, el retador se llevó con justicia la corona a Panamá.
 

 

Las tarjetas de los jueces expresaron en números la diferencia exhibida al decretar: Stanley Christodoulou (Sudáfrica) 117-111, Alfredo Polanco (México) 118-111, y Thomas Miller (Estados Unidos) 116-112, todas en favor de Caballero.

 

Con la campana inicial quedó demostrado el trámite de combate. Caballero, más largo de brazos y contundente, aprovechó sus ventajas desde la media distancia y por momentos contragolpeando, deteniendo los arrestos de Barros. Así, sorprendió al campeón con una profunda derecha cruzada a la mandíbula. A pesar de que el mendocino avanzó y buscó con su izquierda en punta, “Pelenchín” volvió a encontrarlo con un certero cross zurdo a la mandíbula, aunque también recibió la respuesta en forma de derecha boleada a su cabeza.

 

En el segundo, “Yoni” comenzó intentando acortar las distancias, y tocando con su izquierda al mentón y al cuerpo, pero lejos de ocasionar daño. Avanzando, se expuso y el panameño le conectó su larga derecha cruzada a la cabeza. Segundos después, con el local otra vez al frente, el ex monarca supergallo lo envió contra las cuerdas gracias a un contundente cross diestro al mentón, para luego continuar con su uppercut derecho al mismo sitio. Sólo unos pasos laterales y hicieron que el campeón saliera del asedio, no sin recibir un nuevo cross derecho al rostro por parte del retador.
 

 

Con el “Yoni” yendo al frente en el siguiente, el visitante lo frenó con un largo pero duro cross diestro a la mandíbula. Tras ello, “Pelenchín” repitió. Avanzó y filtró su uppercut diestro al mentón del indefenso mendocino. Lo poco que acertaba el dueño de casa no lastimaba, mientras que Caballero seguía frenándolo con su derecha cruzada al mentón.

 

Recién en el cuarto Barros logró sorprenderlo con una izquierda recta a la mandíbula. Pero la réplica no demoró y “Pelenchín” contragolpeó con sus resonantes cross derechos al mentón que llegaban cada vez que los lanzaba, aprovechando la guardia baja rival. En cada intercambio, el panameño era el dueño.

 

Mientras el campeón seguía sin encontrar su distancia ni lastimar, en el quinto el retador lo tuvo en problemas cuando volvió a frenarlo con un resonante cross derecho a la mandíbula. “Pelenchín” dio el paso adelante, lo llevó contra las cuerdas y descargó su arsenal en forma de derecha cruzada a la mandíbula por duplicado y ascendente al mentón, con que cerca estuvo de definirlo.

 

Recién en el sexto el campeón logró estar algo más cómodo, aunque también en parte por una pequeña merma en su adversario. Barros avanzó y, sin llegar a fondo, logró filtrar su izquierda al mentón recta y cruzada a la mejilla. Pero en el séptimo volvería la tónica. Como si fuera poco, el panameño mostró mayor decisión y fue a buscarlo. Llegó con su cross zurdo a la mandíbula y su -ya enésima- derecha cruzada al mentón.
 

 

En el siguiente, el retador se tomó un respiro. No obstante, “Yoni” siguió sin poder encontrar su distancia ni golpes plenos, más allá de su insistencia con su izquierda en punta arriba. Y antes del descanso, Caballero contragolpeó y conectó un resonante cross zurdo a la mandíbula de un sentido, pero valiente mendocino que acusó recibo pero igual avanzó. A pesar de por momentos lanzar menos, el retador fue siempre más preciso y contundente, e impactó los mejores envíos. Ya en el noveno, ambos buscaron y no se dejaron nada. Barros salió con su izquierda recta en punta -no plena-, pero fue frenado por el cross derecho en su mentón. Tras ello, el campeón buscó, se agachó, acortó, trabajó, pero jamás llegó pleno. Y más allá de un certero uppercut lanzado al mentón, “Pelenchín” nuevamente disminuyó algo su accionar.

 

En el décimo, “Yoni” comenzó mejor. Filtró dos izquierdas -ascendente y cruzada- al mentón, y fue hacia delante. Pero en su afán de achicar, el panameño dijo presente y lo conectó duramente con dos resonantes derechas al mentón -ya una pesadilla-, que lo conmovieron. Segundos más tarde, el retador continuó y descargó dos uppercuts diestros al mentón.

 

Pero lo peor para el local sucedería en el undécimo. “Pelenchín” le dio una lección de boxeo y contundencia. Tal es así que tras un feroz ataque con sus derechas cruzadas al mentón, el mendocino debió escupir su protector bucal en busca de un respiro. Con el campeón recostado sobre las cuerdas, Caballero sacó a relucir toda su potencia. Sus duros cross diestros a la mandíbula y a las costillas, se sumaron a sus uppercuts derechos al mentón de un Barros quebrado boxística y anímicamente, sin respuesta alguna siquiera para amarrarlo, y que no hacía más que recibir. Tal fue el castigo, que sorprendió que el mendocino llegara a su esquina de pie.
 

 

En el final, consciente de su ventaja, el panameño salió a mantener las distancias. Con Barros apelando a todo su amor propio y buscando sin éxito, Caballero simplemente lo medía y amenazaba con su derecha. Más allá de que el trabajo del mendocino fue mayor en el cierre, lejos estuvo de concretar, por lo que al sonar la campana definitiva, ya se conocía al vencedor. Antes del fallo, cabe remarcar que ambos se abrazaron en el centro del ring, dejando en claro que las palabras solo formaron parte de la previa y el habitual “show”. Tras ello, fue tiempo de la esperada -y justa- decisión de los jurados, ante un Luna Park que veía como perdía un campeón, pero que reconocía al ganador.

 
De esta forma, Caballero, que pesó
57,150 kg., que supo ser súper campeón mundial AMB y de
la Federación Internacional de Boxeo (FIB) entre 2006 y 2009, suma una nueva corona en calidad de visitante -obtuvo
la AMB noqueando al local Somsak Sithchatchawal en Tailandia el 4 de abril de 2006, y unificó con
la FIB anestesiando al canadiense Steve Molitor en Canadá, el 21 de noviembre de 2008-, y se desquitó de lo ocurrido el pasado 2 de julio, en el Polideportivo
La Colonia , en Junín, Mendoza, Argentina, cuando cayó en un polémico fallo dividido tras doce asaltos. Además, se transforma en el cuarto panameño en coronarse en divisiones diferentes, tras lo realizado por Hilario Zapata (minimosca y mosca), Roberto Vásquez (minimosca y mosca) y Roberto Durán (ligero, welter, superwelter y mediano). Así, aumenta su marca a 35 victorias (23 KOs) y 4 derrotas. En tanto Barros, que registró
56,750 kg., y que sólo había caído ante el cubano Yuriorkis Gamboa, en fallo unánime, el 27 de marzo de 2010 en Hamburgo, Alemania -disputando el mismo cetro-, no logró defender el cinturón que hanía obtenido el 4 de diciembre último, cuando destruyó al también panameño Irving Berry, por nocaut técnico en el séptimo asalto en Las Heras, Mendoza, y que defendió el 12 de marzo, venciendo en un amplio fallo unánime al mexicano Miguel “Micky” Román en Junín, además de su defensa ante “Pelenchín”. Así, desmejora a 33 triunfos (18 KOs), 2 reveses y 1 empate.