World Boxing Association

El Gigante Bueno de Italia

By Hilmar Rojas Erazo 10/04/2012

Primo Carnera - WBA BoxingEl gigante italiano Primo Carnera, nació en Sequals, 25 de octubre de 1906, al norte de Italia, y fue noticia por sus ocho kilos al nacer.

Abandonó temprano la escuela, se dedicó a la carpintería hasta que a los 18 años se mudó con su familia a Francia, donde formó parte de un circo siendo la estrella del Hombre Forzudo porque medía 2,05 m y pesaba más de 125 kg.

Fue entonces cuando lo descubrió un veterano púgil, Paul Journée, quien le propuso que fuera boxeador, lo convenció y se lo presentó a León See, promotor parisino, de cuya mano comenzó a boxear y lo llevaron a los cuadriláteros de Europa. Aunque en sus comienzos su tamaño sustituía la técnica boxística, fue puliéndose hasta un púgil reconocido y peleó en las principales capitales europeas, ganando 14 de los 15 combates que disputó.

Para el año 1930 estaba listo para presentarse en los Estados Unidos, donde fue víctima de la mafia italiana que arreglaba sus peleas, que fueron provocándole derrotas cuestionables.

Una de ellas fue infligida por un boxeador llamado Jim Maloney. Maloney era un buen púgil de mandíbula frágil, pero su buen conocimiento del boxeo le bastó para infligir a Carnera una derrota humillante.

Estas derrotas obligaron a Carnera a tomar la decisión de regresar al viejo continente, donde volvió a conseguirse con el camino del éxito.

Primo Carnera es un fenómeno impresionante en la historia del boxeo, fue el único boxeador que ha conseguido proclamarse campeón de los pesos pesados en las modalidades de boxeo y de lucha libre. Pero tras esta figura de grandullón entrañable se esconde una fascinante historia de superación, de éxito y fracaso, de dolor y engaños.

Uno de esos combates históricos y memorables en la trayectoria del italiano, fue la que logró en España, específicamente ante 75 mil espectadores en Barcelona, ante Paulino Uzcudun.

Carnera sintió nuevamente que estaba listo para irse a los Estados Unidos, y conquistar esa nación, estaba listo para el título de los pesados, pero en 1931 el campeón en aquel momento era Max Schmeling, y no se consideró oportuno, en el periodo de entreguerras, enfrentar a dos púgiles de naciones amigas. Debió esperar, hasta que en 1933 le arrebató  el título de los pesos pesados a Jack Sharkey.

En la pelea previa, había ganado en el Madison Square Garden, a Ernie Schaaf, el campeón de la Armada estadounidense, que había peleado meses antes con Max Baer, quien lo castigó considerablemente. Carnera lo noqueó en pocos asaltos y que tres días después falleció a causa de los golpes, lo que causó que la prensa lo apodara el Gigante Asesino.

Llegó entonces el combate con Sharkey en Long Island el 29 de junio de 1933. Carnera tumbó a su adversario en el sexto asalto y se proclamó rey de los pesados.
Carnera pudo defender su título en dos ocasiones y realizar una nueva gira por Europa y por Italia donde fue recibido como un héroe y utilizado por Mussolini y el fascismo.

El 1° de marzo de 1934, realizaba una de sus exitosas defensas de su cinturón de los pesados, en Miami, donde venció en 15 rounds a Tommy Loughran. Esa vez, Carnera marcó 86 libras de ventaja frente a su rival.

Fueron meses de gloria, hasta que el 15 de junio de 1934 Max Baer le derrotó en un combate épico, que terminó en el asalto 11 con los dos púgiles tendidos en la lona. Carnera acabó derrotado.

Después comenzó a sumar derrotas, a Joe Louis le duró apenas seis asaltos hasta que dejó definitivamente el boxeo en 1938. Para entonces, ya sufría de diabetes y tenía grandes deudas, a consecuencia del manejo irresponsable de su dinero realizado por su mánager Lou Soresi.

Lo interesante de Carnera, es que fue el boxeador más grande de los pesados hasta que apareció el ruso Nikolay Valuev.

A la lucha libre por una mujer

En 1939, Giuseppina Kovacic se convirtió en su esposa, y lo animó a practicar la lucha libre como profesional. Ella personalmente controlaba todo lo relacionado con la carrera de su marido, los contratos y negociaciones, para evitar nuevos engaños.
Duró varios años como luchador en el circuito rentado, donde consiguió convertirse en una figura relevante tal como lo había sido en el boxeo.

Cuando se retiró definitivamente abrió una licorería en Los Ángeles, y participó en algunas películas de segunda; además de volver a formar parte de la familia del Circo en el cual creció.

Primo Carnera murió de cáncer el 29 de junio de 1967 y su sepelio reunió a todo el pueblo de Sequals orgullosos de su gran campeón.

La película de 1956 Más dura será la caída, que denunciaba la corrupción en el mundo del boxeo, protagonizada por Humphrey Bogart y cuyo papel supuso su última aparición en la gran pantalla, se inspiró en la historia pugilística de Carnera.